4 de diciembre de 2014

Los juegos del hambre: Película Vs Libro

Estreno esta sección tras una pregunta de una amiga en ask en la que me pedía mi opinión sobre un comentario que hizo en su blog.

Es precisamente por eso de lo que se queja que prefiero los libros a sus adaptaciones en el cine: es muy difícil resumir la esencia del libro para condensarlo en una película, por muy larga que esta resulte. Y al final acaba siendo imposible incluir todas las escenas, por lo que, inevitablemente, siempre hay fragmentos que tienen que eliminar para no tener una película que dure más de tres horas (Que podrían hacerlo, pero es más costoso y, quizás, luego aburren al público). Con ese eterno problema, las series de televisión que están haciendo de sagas me parecen muy buena idea, mucho mejor que películas que luego saben a poco. Pero aún así, una buena adaptación puede resumir el libro y mantener su encanto. A mi me molesta más cuando modifican tanto la historia como en el caso de Eragon o Percy Jackson que la propia película deja de tener sentido. Partiendo de esta opinión, no considero que las adaptaciones de los dos primeros libros (Todavía no he visto Sinsajo) sean malas. Lo que me parece un auténtico sacaperras es cuando comienzan a dividir las últimas partes en dos libros. Como ya hicieron con Crepúsculo y Harry Potter, no es más que una estratagema para sacar dinero. Si no lo han hecho con todos los libros, ¿por qué solo el último?

Repitiéndome un poco, las dos adaptaciones no me parece que estén mal. Se podría haber dado más importancia a las historias secundarias, pero se limitaron a sintetizar lo importante para no hacer unas películas interminables. Y sobre la idea de haberlas dividido en dos: hacerlo con la última me parece eso, una manera de sacar dinero y aprovechar el éxito de la franquicia. En realidad, una película por libro es suficiente. La historia no da para convertir una trilogía en media docena de películas.

Ahora bien, ¿qué es mejor, el libro o la película?

Desde mi punto de vista, la película de Los juegos del hambre es muy rápida. Hay enfoques demasiado mareantes y no se hace casi nada de incapié al resto de personajes. Personalmente, no sentí ni una pizca de emoción respecto al desenlace del juego. Aun así, me pareció una película entretenida y que no estaba mal. El libro me gustó, pero...

Y aquí está el gran "pero": esta afamada trilogía no me resulta ni la mitad de buena o conmovedora que al resto del mundo. El primer libro engancha: quieres saber qué sucede, pero su protagonista lo echa todo a perder: no me gusta el personaje, ni sus pensamientos, ni todo el excesivo embrollo amoroso, ni que esté narrado en primera persona en un juego de supervivencia, pues sabes que pase lo que pase, Katniss sobrevivirá.

Es por ello, que En llamas se ha convertido en ese rara avis en el que la película me gusta más que el libro. Gracias a que lo sintetizaron, resumieron el principio del libro que se me hizo insoportable de lo empalagoso que era, no estaban los cansinos pensamientos y dudas de Katniss; y la parte del juego se hizo muy entretenida.

Ya ampliaré más esta opinión cuando vea Sinsajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario